Ya estamos aquí una vez más porque no aguantábamos más las ganas de escribir sobre las pymes y su maduración digital. Tranquilos, en este post prometo no dar aún más caña a las pymes.

Como ya habréis leído en más de un sitio, en España existen alrededor de 20 millones de personas con un smartphone y cerca de un 97% de nuestras empresas son pymes; es decir, que si el ser humano fuese un ser lógico, lo más normal es que todas esas empresas tratasen de aprovechar ese gigante mercado móvil que tienen a su alcance, cosa que la gran mayoría parece también creer, ya que el 95,5% de las pymes consideran de gran importancia el canal móvil e invertir en él, pero la realidad es que actualmente sólo un 15% de ellas ha dado el paso. Pensaréis que dónde se han metido el 80,5% restante de ellas. La respuesta es que la falta de comprensión del medio móvil, a niveles generales en la sociedad, limita que todas esas empresas sean capaces de ver y entender todo los que les puede ofrecer una aplicación e implementarlo en sus negocios.

Lo primero que cualquier negocio, sea del tamaño que sea, debe tener claro a la hora de enfocar el desarrollo de una aplicación o una estrategia de trabajo en el canal móvil, es la manera en que aporta valor a sus clientes, porque si de entrada no lo hace en lo medios convencionales de una forma cohesionada, muy difícilmente logrará tener éxito en el canal móvil, donde las personas somos mucho más exigentes debido al alto nivel de cercanía que le aportamos al dispositivo móvil en nuestro día a día.

Tener un pequeño hostal en una ciudad como Sevilla o Bilbao, que a priori puede parecer no tener mucho sentido que cuente con su propia app, puede ver potenciado y extrapolado el efecto de esas típicas recomendaciones e indicaciones que le da a sus huéspedes, sobre dónde ir a degustar los mejores platos típicos de la ciudad o cuál es la mejor manera de llegar al principal monumento de la ciudad, como sólo la gente de allí sabe hacer, consiguiendo que la experiencia de sus huéspedes en esa ciudad y en ese hostal sea excelente, favoreciendo que regresen en un futuro (recurrencia), que recomienden a sus amigos ese alojamiento y que incluso escriban reseñas positivas en webs como TripAdvisor. De esta forma este hostal se diferencia de su competencia y crea experiencias positivas tanto online como offline con sus clientes, aportándoles ese valor añadido del que hablaba al principio.

Si además somos capaces de detectar cuáles son los micromomentos (podéis encontrar lo que son en nuestro post “Micromomentos: La clave del éxito a la hora de idear nuestra app”) durante el tiempo en que se encuentren disfrutando de nuestros servicios o productos, conseguiremos que la experiencia sea excepcional y que esos clientes se conviertan en prescriptores.

Por supuesto, con esto no habremos sacado todo el partido que podríamos a los smartphones que nuestros clientes llevan consigo durante prácticamente las 24 horas del día, pero sí habremos dado un enorme y colosal salto de calidad en nuestros servicios y en nuestra manera de relacionarnos con nuestros clientes.

Aquí tienes todos los datos a los que hacemos referencia en este post: Informe mobile pymes España 2016.

@Upplication

publicado: 6 Abril, 2016 actualizado: 6 Abril, 2016