El mundo que conocíamos ya no existe, la manera en que hacíamos todo hace 5 o 10 años no tiene nada que ver con cómo las hacemos a día de hoy, y gran parte de la culpa o de la responsabilidad de que esto sea así es de un dispositivo rectangular que se ha convertido en parte intrínseca de nuestro vivir.

Y si hay algo que cobra vida dentro de estos smartphones que han modificado nuestra manera de vivir, son las apps; elementos que se han convertido en herramientas indispensables para muchas marcas, e incluso, en la razón de vivir de muchas empresas.

Por todo esto, es normal que alguna vez te hayas planteado el llevar a cabo tu propio proyecto de app, llegados a este punto nos encontramos con la gran pregunta ¿de que puedo hacer yo una app?, no voy a decirte sobre que debes llevar a cabo tu propio proyecto, pero voy a hacer otra cosa que a la larga te va a resultar más beneficioso, voy a contarte como puedes saberlo.

Tal y como ya hemos dicho antes, la realidad de nuestro mundo se ha transformado; los procesos que hasta hace no mucho eran necesarios para que cualquiera de nosotros decidiésemos hacer algo en nuestra vida se han acelerado y se han comprimido en lo que se ha denominado como micro-momentos, dichos micro-momentos consisten en ese preciso instante en el que independientemente de donde cada uno de nosotros estemos, sentimos una necesidad irresistible de algo, la cual podemos aplacar mediante algun servicio o funcionalidad existente en nuestro móvil.

Los micro-momentos son la base de nuestro comportamiento en mobile

Estos micro-momentos pueden agruparse en cuatro tipos principales de necesidades:

  • “Quiero saber”: La cual se puede dar en cualquier charla de bar con tus amigos, en la que comentéis o debatáis sobre algo concreto y queréis ver quien es el que lleva razón. 
  •  “Quiero hacer”: Micro-momento que se da por ejemplo, cuando tienes una cena de improvisto en la que no puedes jugártela con el restaurante, y mediante la app de tu restaurante favorito reservas una mesa mientras te diriges a casa para prepararte.
  • “Quiero comprar”: El cual se nos puede dar cuando sales tarde del trabajo y vas con prisas hacia la estación de tren, porque tienes un viaje pero aún no has comprado el billete, puedes aprovechar el tiempo en transporte público en el que no puedes hacer nada para que el bus vaya más rápido para ir comprando el billete mediante la app o la versión responsive de su web y así poder ir adelantando cosas, de tal manera que sea llegar a la estación e ir directo a tu tren, sin tener que hacer cola ni perder más tiempo.
  • “ Quiero ir”: En último lugar tenemos una necesidad que seguramente todos nosotros hemos tenido al llegar a una ciudad que no es la nuestra, o incluso al tener que ir a un sitio nuevo dentro de nuestra propia ciudad, y que nos obligaba a tener que preguntar a la gente, con la vergüenza que a algunas personas puede llegarles a suponer eso, ahora eso lo solucionamos mediante apps como Google Maps, en las cuales se nos detalla de forma muy concreta los pasos que tenemos que seguir.

En base a estos cuatro principales micro-momentos podemos analizar para que tipo de cosas las personas o nuestros propios clientes pueden estar buscando una solución, sobre la cual nosotros podremos crear nuestra app.

 

@Upplication

publicado: 8 Septiembre, 2015 actualizado: 8 Septiembre, 2015