Al hilo de la lección nº 5 del I Curso de Marketing App para Pymes, que trata sobre las métricas para la medición, evaluación y mejora de la estrategia de la app, hoy os ofreceremos los 5 consejos esenciales para que los usuarios de tu aplicación quieran utilizarla y, además, por mucho tiempo. La experiencia de usuario va evolucionando día a día de la mano de las nuevas tendencias en diseño y usabilidad, y es absolutamente necesario actualizarse y no quedarse atrás, o de lo contrario será mucho más fácil que tus clientes salgan corriendo de tu app o web “responsive”.

La experiencia de usuario es la filosofía que sigue el diseño de cara a la creación de productos y servicios que resuelvan las necesidades que tengan los usuarios finales, para que las puedan satisfacer con el mínimo esfuerzo y la mejor experiencia posible. Para conseguirlo, habrá que tener en cuenta algunos puntos para que el usuario quiera repetir con tu app o sitio web.

1) Haz que tu diseño sea intuitivo y visual: la primera impresión que el usuario se lleve de tu web o app puede hacer que se quiera quedar o que salga corriendo sin mirar atrás. Por ello, el diseño, de primeras ha de ser homogéneo, vistoso y visual. Los iconos deben ser grandes y representar bien las opciones. Ha de evitarse el contenido superficial, la mala presentación de la web y la gramática u ortografía deficientes. Provoca suspicacias y dolores de barriga en los clientes.

2) ¡Reduce los tiempos de carga!: diversos estudios afirman que el máximo de tiempo que debe tardar una página en cargar es de 4-5 segundos. El usuario se aburre ante un tiempo elevado de carga y sale de la página. Además, durante el proceso de pago, esto se acentúa aún más. Un proceso de pago largo puede provocar que el cliente abandone la página y, si es una tienda, el carrito. ¡Tiempos de carga mínimos!

3) La información ha de ir bien ordenada: la información debe ir bien ordenada y agrupada por etiquetas. Que no se desperdigue por la página o por la app. Todo en su sitio y bien presentado. Arregla tu app tal y como tú te arreglarías para una cita (a no ser que seas rapero. En ese caso, no sigas tu propio ejemplo).

4) Pónselo fácil: a los clientes no les debe llevar demasiado tiempo realizar acciones. Por ejemplo, una compra o una reserva debería poder realizarse haciendo el menor número de clics posible. Las aplicaciones deben ser minimalistas, siguiendo la tendencia actual; y las microinteracciones (cada uno de los pequeños pasos que se dan dentro de la aplicación) tienen que ser operaciones fáciles y básicas, ponérselo muy fácil al cliente y hacer el trabajo por él. Hay que eliminar distracciones en el proceso de venta.

5) Sé claro con los precios: a un cliente le puede espantar que, llegado el momento del pago, se encuentre con precios inesperados, como los gastos de envío o el IVA que previamente no había visto durante todo el proceso de navegación por la aplicación. Se recomienda que los precios estén cerrados desde el principio (¡ni un céntimo más!), y que el usuario los pueda percibir con claridad, o le estarás dando clientela a tu competencia.

@Upplication

publicado: 26 Julio, 2016 actualizado: 26 Julio, 2016