Lo prometido siempre es deuda, y por eso hoy os traigo el post que vosotros mismos elegisteis en la encuesta de Twitter, ¡allá vamos! 

Como ya sabréis, la tasa de desinstalación de nuestra app es uno de esos KPI´s que todos tendemos a mirar medio de reojo o con cierta tensión en nuestro panel de métricas por la importancia que tiene en el futuro de nuestro proyecto, además de afectarnos colateralmente en otros ámbitos, como la captación a través del ASO. Por esa misma razón debemos tener claros los puntos principales que pueden permitirnos minimizar la cantidad que dicho KPI móvil nos muestre.

  • Utilicemos el factor negativo a nuestro favor: Generalmente cuando pensamos en un nivel alto de la tasa de desinstalación, lo primero que hacemos es pensar en cómo bajarlo y alejarnos de esos resultados. En realidad, sería más beneficioso hacer justo lo opuesto: detenernos a observar y analizar el contexto en que se está dando esa situación, podrá permitirnos entender cuál es la casuística que lleva a ese resultado.

Entender por qué canal hemos captado a todos esos usuarios que se han dado de baja, qué tipo de campaña o impacto fue el que generamos en él para que se descargase la app, además de analizar si hemos conseguido -o no- obtener rentabilidad de ese cliente antes de que éste se diese de baja (no es lo mismo que un usuario que ha dado 6€ de beneficios, que uno que nos ha generado 210€). Tener en nuestro poder toda esa información no va a hacer directamente que nuestra tasa de desinstalación disminuya, pero sí que va a dejarnos ver qué canales y formatos sí son rentables para nuestro proyecto app, más allá de la efectividad que tengan trayendo usuarios, ya que no nos sirve de nada que un canal nos traiga el 20% de nuestros usuarios, si únicamente mantienen la app descargada una semana y el ROI (retorno de la inversión) que obtenemos de ellos es negativo o casi inexistente.

  • Conviértete en CSI: Es muy complicado tratar de solucionar algo cuando no tenemos toda la información sobre dicho problema, por eso es absolutamente necesario tener muy claro el funnel que nuestros clientes siguen dentro de la app. Muchas veces consideramos este concepto tan básico que lo pasamos por alto, y lo generamos en base a nuestras meras percepciones. Contar con un funnel real de nuestra app implica tener datos reales del comportamiento de nuestros usuarios en nuestra app, y si se puede contar con un reporte en tiempo real, mejor.

Debemos tener en cuenta que todas las aplicaciones móviles, independientemente de su temática, son elementos que cuentan con una vida propia que les aportan sus creadores al introducir funcionalidades y actualizaciones, tratando de adaptarse a las tendencias sociales, y que también le aportan los propios usuarios al interactuar con ella, con sus herramientas y notificaciones.

Una vez que tenemos claro los flujos de comportamiento que se llevan dentro de nuestra app, es hora de tomar las diferentes secciones que lo conforman y sumergirnos en cada una de ellas. Deberemos analizar el comportamiento que los usuarios tienen dentro de esa fase en cuestión y detectar cuáles son los puntos débiles dentro de cada una y que son los que dan pie al abandono de la app. Estos puntos débiles pueden tener que ver con la funcionalidad, con la usabilidad de la app, o con la forma en que los usuarios asaltan y solventan los diferentes procesos que conforman esa fase del funnel.

Un ejemplo: En el caso de una app con modelo de suscripción freemium, el usuario se encuentra en la fase del funnel en que percibe la necesidad de contratar un plan de precios porque el periodo de prueba sin publicidad ha finalizado, y ha comenzado a ser impactado con publicidad durante sus sesiones dentro de la app móvil. Si en ese momento, el acceso a los precios o al proceso de contratación es difícil de encontrar, puede generar que nuestro usuario desista en su búsqueda y que ante la negativa a ser impactado con más publicidad, decida eliminar nuestra app de su móvil y probar con la de algún competidor.

En unos días publicaremos la segunda parte de estos consejos, ¡estad atentos!

¿Te ha inspirado este post pero no sabes por dónde empezar ni cómo crear una app? Por aquí te podemos echar una buena mano:

¿Dudas? Tienes 15 días de prueba gratis para crear una app para tu negocio.

Imagen: Pixabay.

@Upplication

publicado: 3 Marzo, 2017 actualizado: 5 Julio, 2017