Muchos de los negocios que tienen interés por crearse una app renuncian a la idea cuando piensan en el desembolso que les supondrá contratar los servicios de una empresa desarrolladora o desarrollador freelance. Una situación que se repite pero que se aleja de la realidad.

El precio aumenta cuando se recurre a estos servicios. Es una opción muy demandada, ya que permite a los negocios desentenderse del proceso de creación y tener su aplicación en 1 mes o 6 meses, según la complejidad de ésta. Se pueden encontrar presupuestos para apps simples por unos 700 euros. Aunque el precio aumenta mediante la incorporación de distintos complementos, ya sea la introducción de redes sociales, localización u otros servicios con los que dotar a nuestra herramienta, alcanzando un precio que puede llegar a los 3.000 euros. Si lo que buscamos es una app en la que mostrar nuestro catálogo de productos, será necesario incorporar una base de datos en ella. Esto hará que el coste deambule desde los 3.000 hasta los 5.000 euros. En conclusión, es una opción externa, muy personalizada y más orientada para grandes empresas.

La tercera vía es un app builder (creador de apps) como Upplication. Plataformas te permiten crear una app móvil sin conocimientos de programación, basándose en un planteamiento muy intuitivo que te facilita su creación. Es una opción muy buena tanto para PYMES como para profesionales, ya que simplifica el proceso de elaboración reduciéndolo a 5 minutos, permite disponer de la app rápidamente y, lo que es aún mejor, por un módico precio y bajo su propia gestión siempre que quieran pudiendo modificarla cuando les apetezca.

@Upplication

publicado: 5 mayo, 2014 actualizado: 5 mayo, 2014